TU CONEXIÓN ENTRE CUERPO Y MENTE

Síguenos:

Acupuntura

 

"...parecía un acto de brujería que unas pocas agujas colocadas estratégicamente podían realizar prodigios al instante"

El concepto del Qi es primordial en la medicina tradicional China. Según la antigua concepción, es el elemento fundamental en la constitución del universo y del ser humano. Es indispensable para la constitución del organismo y el mantenimiento de su actividad vital.

Los puntos de acupuntura están situados en pequeñas depresiones de la piel llamados tsubos. A través de los puntos de acupuntura se logra el acceso a la circulación interna del Qi* y de la sangre. Antiguamente, cuando las ciudades chinas estaban fortificadas por muros, se abrían las puertas para recibir las provisiones y se cerraban para proteger del peligro, los puntos de acupuntura son como lugares de acceso, entradas sutiles al cuerpo que se abren y se cierran para ajustar su dinámica.

Las agujas de acero inoxidable, finas y compactas, entran en los canales activando e inhibiendo el flujo del Qi y de la sangre. Penetran desde unos milímetros hasta unos centímetros dependiendo del grosor de la carne en una zona determinada. Como son extremadamente finas, la inserción provoca un dolor mínimo. Sensaciones como hormigueo, pesadez, sensibilidad y presión, no sólo son comunes sino deseables, pues indican que el Qi está presente y siendo atraído.

El practicante de acupuntura realiza una valoración para el diagnóstico que tiene en cuenta los síntomas y problemas pasados y presentes del paciente, la constitución heredada, el entorno, la forma de vida y la psicología, e incluye la observación del color del rostro, la lengua y la palpación física y del pulso.

La acupuntura no es como un fármaco que se supone produce un efecto concreto y limitado además de los llamados efectos secundarios, que son cambios adversos al organismo en general. En la medicina china esta lógica se invierte, de forma que los cambios globales en el organismo en general dan como resultado la desaparición de síntomas específicos. En la acupuntura los efectos "secundarios" son pretendidos y forman parte de un proceso continuo de cambio.

La Organización Mundial de la Salud de la Naciones Unidas ha elaborado una lista de afecciones para las cuales considera adecuada la acupuntura:

  •    Infecciones: Resfriados y gripe.
  •    Problemas Musculoesqueléticos y Neurológicos: Artritis, Neuralgia, Ciática, Dolor de espalda, Bursitis, Tendinitis, Rigidez en el cuello, Parálisis de Bell, Neuralgia del trigémino, Dolor de cabeza, Apoplejías, Parálisis cerebral, Polio, Luxaciones.
  •    Medicina Interna: Asma, Presión sanguínea elevada, Ulceras, Colitis, Indigestión, Hemorroides, Diarrea, Estreñimiento, Diabetes, Hipoglucemia.
  •    Transtornos Mentales-Emocionales: Ansiedad, Depresión, Estrés Insomnio.
  •    Problemas Dermatológicos: Ezcemas, Acné, Herper.
  •    Ojos – Oídos – Nariz – Garganta: Sordera, Zumbidos en los oidos, Visión deficiente, Vértigos, Infección de los senos nasales, Dolor de garganta, Fiebre del Heno.
  •    Sistema urogenital y reproductor: Impotencia, Infertilidad, Síndrome premestrual (SPM), Enfermedad de inflamación pélvica (EIP), Vaginitis, Menstruación irregular y espasmos, Naúseas matutinas.