TU CONEXIÓN ENTRE CUERPO Y MENTE

Síguenos:

Articles

DESPEDIDA

 

El Shiatsu es una cosa y el que te lo enseña otra. Son las personas y no las teorías las que enganchan. El Shiatsu es una forma de entender la vida, y se puede explicar en papel, pero en la Escuela los mejores libros son los que tienen piernas.

 

En la Escuela he aprendido paciencia. Yo era huérfano de paciencia. Ahora lo soy un poco menos.

 

En la Escuela he aprendido a escuchar y a respetar lo que escucho. Escucho mis ruidos, los acepto, los atiendo e intento dedicarles paciencia. Y escucho más que antes fuera de mí: en casa, en las prácticas y en la calle, formas de andar, formas de hablar, miedos, planes y problemas, y los acepto, los atiendo e intento dedicarles paciencia.

 

En la Escuela enseñan con la tranquilidad del que respira, del que no quiere demostrar nada. Y eso lo hace más creíble.

 

Es complicado ser sencillo. En la Escuela enseñan un Shiatsu desnudito. Eso lo hace el que cree en el Shiatsu. Porque lo otro, el exotismo, los barnices, las acrobacias, es para tapar inseguridades.

 

Entenderás que me despida con un:

 

Gracias.

Carlos U.

 


 

EVOLUCIÓN CONSCIENTE Y CALMADA

 
Por recomendación de una amiga, me apunté a Shiatsu como el que se apunta a clase de padel y sin tener ni idea de en qué consistía, nunca había oído hablar de ello. De hecho, para sorpresa y diversión de mis compañeros, mi primera clase la hice en pantalón de traje de chaqueta y en camiseta. En ese momento, no podía imaginar que esta experiencia me aportaría tanto. 
 
Ese día empezó el juego. El juego del descubrimiento, del aprendizaje, de la evolución, del "pues depende", del no hay nada fijo, todo está relacionado. Y así, jugando, se fueron pasando las semanas, los meses y los años.
 
Durante todo este tiempo, y digo "todo" porque han sido 3 años, aunque a mí me da la sensación de que empecé ayer; he sido protagonista y espectadora de una evolución calmada y consciente. Mi percepción de las cosas ha evolucionado, en muchos casos relativizando las situaciones, algo que te da paz interior. Y entendiendo que no tiene porqué haber cosas establecidas ni cerradas, sino que todo puede ser abierto y por definir. 
 
En estos tres años he dejado mi trabajo anterior, con la curiosidad de un día a día distinto y con la ilusión de intentar una forma de vida distinta. Al menos intentarlo, y no quedarme con las ganas de saber qué habría pasado si hubiera hecho...
 
Ahora me siento como cuando un corredor está a punto de oir el pistoletazo de salida. Con toda la adrenalina acumulada para soltarla durante la carrera, una carrera de fondo en la que seguiré descubriendo y aprendiendo muchas cosas nuevas.
 
Isabel S.S.
 

QUE ME HA DADO EL SHIATSU

Ahora mismo no me imagino mi vida sin la práctica del shiatsu.... sin todo lo que me ha atravesado, nutrido,cambiado, influenciado, esta disciplina y forma de vida..... podría hablar de lo que me ha dado.... de las puertas que me ha abierto, de lo que he aprendido.... voy a intentar ponerle palabras.... aunque me va a costar...exactamente esto me pasa cuando alguien me dice, oye Teo, qué es el shiatsu.... y yo le empiezo a contar...pues mira es un tipo de terapia bla,bla...y al final siempre digo, sabes qué, cuándo puedes quedar.... creo que mola que lo recibas.... pasarlo por el cuerpo, se me hace muy difícil contar algo tan vivencial.... y creo que cuando la persona se levanta del futón e intercambiamos las miradas..... entonces.... ya hablamos el mismo lenguaje.... entonces se me hace mas fácil contarte que es el shiatsu.....

 

de todos modos os comparto que es para mi....que me ha dado

 

con esta práctica han cambiado muchas cosas en mi vida... tampoco sabría contar exactamente como han ido cambiando, cúal fue la trayectoria, o la transición de estos cambios... la verdad, no lo sé.... como algo progresivo... como algo que va calando y no te das cuenta....hasta que pasa el tiempo y de pronto ves los cambios reflejados en un resultado, en algo concreto.... recuerdo que de pequeño a veces los domingos mi abuela nos traía a desayunar a un bar... ella siempre se pedía un café con leche... y solo se tomaba un azucarillo, el otro se lo guardaba en el bolsillo.... llegaba a casa y lo ponia en un bote...yo no le daba ninguna importancia a ese hecho, un único azucarillo me parecía algo insignificante, hasta que un día, ya de más mayor, vi el bote donde mi abuela domingo tras domingo vaciaba todos los azucarillos y uauuu, era un bote enorme.... lleno de azucar....

 

la práctica del Shiatsu es algo así.... trabajar con la energía va calando, va haciendo cambios, a veces físicos, estos son los más emergentes, los más visibles.... aunque de forma interna, de forma más profunda existen muchos otros.... muchos de ellos no tangibles, muchos de ellos cambios en la forma de estar, de mirar, de tocar..... aunque creo que todos tienen algo en común... mejorar la calidad de vida.... un caminito hacia la salud.... decir que el shiatsu es salud es real.... rápido y fácil de decir.... a la vez que algo para mi algo tan profundo.... voy a intentar contaros mis cambios y como estos han mejorado mi calidad de vida...

 

a mi el shiatsu me ha eseñado a aceptar el invierno, me ha enseñado a comer sin ansiedad, a masticar.... me ha enseñado a poder quedarme en un abrazo, a saber abandonar todo mi peso en el suelo cuando me tumbo en un futon, me ha enseñado a no ir siempre corriendo, me ha enseñado a veces a parar.... a poder poner la inmediatez en un segundo plato, a tomar consciencia que perseguir lo urgente a menudo me hacía olvidarme de la gente.

Me ha enseñado a poder escuchar el sonido del silencio.

Me ha enseñado a entrar en contacto con los cuerpos, a que mi mano escuche, espere o actúe, pida permiso, presione fuerte o solo acompañe.... me ha enseñado a saber (mas bien dicho a notar) cuando quedarse y cuando retirarse.... me ha abierto la puerta al contacto, a relacionarme desde este en mis vinculos, en mis afectos.... es como decir me ha enseñado a querer y a como expresarlo...

 

me ha enseñado a percibir los detalles de una sonrisa, desarrollando la observación.

Me dio la posiblidad de tener un contacto nuevo con mi padre, recuerdo mucho la primera vez que le hice una práctica, y al tenerlo en el suelo tumbado, y yo al lado, puse mi mano en su pecho, el estaba tumbado boca arriba, no se si del todo tranquilo, a mi lado, ese contacto, esa mano en su pecho.... fue una forma de tocarnos muy nueva, muy intima, muy única.... recuerdo perfectamente ese momento.... sorpresa por tener ese contacto con su cuerpo, casi diría por tener contacto con mi padre....emocionadísimo porque eso estuviera ocurriendo.... momento en el que senti amor y ternura.... estoy seguro que el sintió lo mismo.... a la vez que estoy seguro que alucinó y se sorprendió tanto como yo.... pues para él también esa forma era desconocida.... nunca hablamos de eso.... aunque los dos supimos los que significó, por como nos miramos al terminar.

 

Me ha enseñado que detras de la rabia muchas veces se asoma la tristeza.

 

Me ha dado una conexión con mi cuerpo imposible de ponerle palabras, consiguiendo sentir este como mi gran aliado y como mi equipaje de vida... ... he aprendido a saber escuchar mi cuerpo, a saber respetarlo, a saberlo mimar, diferenciar cuando quiere descansar o cuando quiere movimiento a saber cuando grita o cuando canta, y ser tan consciente de ello que no puedo hacer oidos sordos.

A saber cuando necesita comer algo caliente, o algo frio, basicamente me ha enseñado a saber lo que necesito, algo tan fácil de decir y tan difícil de discernir muchas veces y aun mas de llevarlo a la práctica....

me ha enseñado a dejar las espectativas en el armario cuando iba a hacer una práctica, ya que cargando con ellas me perdía la experiencia del momento....

me ha enseñado a que no existe ni el antes ni el después cuando en una práctica estoy en el ahora....

Práctica a práctica me ha enseñado a ser constante, como mi abuela con el azucarillo, me ha ido construyendo una disciplina que me acompaña en muchos otros aspectos de mi vida.... enseñadome a acompañar.... enseñadome a estar.... y podría decir enseñadome a vivir....

 

 

.... obviamente a veces como con ansiedad, muchas otras no se que ostias necesito, otras me olvidé por completo de mi respiración, otras estoy tan lleno de espectativas que mi cabeza echa humo, otras veces ni me doy cuenta como alguien sonríe....claro... el shiatsu me ha enseñado muchas cosas....pero sigo siendo humano.....

Teo V.


¿Qué has aprendido este año?

Respuestas de nuestros alumnos que terminaron el Nivel I

 

"Muchísimo, a parte del Shiatsu. Cuidarse también a nivel físico. Con los estiramientos, esta mas flexible... con todo el trabajo corporal"

"Un montón de cosas sobre todo de mi mismo".

"Muchísimas cosas, a parte de la teoría y la practica sobre Shiatsu, sobre todo a desconectar" 

"Montones de cosas: Shiatsu, con los Meridianos. Cosas relacionadas con el carácter. Ha encontrar gente maja"

"Un montón. La postura y a conocerse a él. Como un viaje interior"

Muchas cosas, Me ha venido muy bien a nivel de relación humana. Tengo la sensación de pertenecer a un grupo: La Escuela... y lo necesitaba.

Muchas cosas, principalmente a tener contacto, conocer cuerpos y observar como reaccionan.

Mucho, aprecio especialmente el re-aprender a estar cómodo, capacidad que tiene todo el mundo.

Me ha cambiado mi manera de percibir y tocar. 
El paso de dar un masaje más físico a quedarse con el cuerpo más energético. 
Desarrollo de la intuición.

El contacto es algo muy importante. 
He aprendido los ejercicios de trabajo corporal, todos los días los realizo. 
A relativizar y valorar las cositas pequeñas como un abrazo. 
controlo mejor el enfado.

Ha aprendido varias cosas de mi mismo.
He aprendido sobre la gente, los profesores, le parece inteligencia emocional, shiatsu, anatomía....

Cierto orden y la forma de ejercer el contacto y el palmeo.

Dar una sesión de shiatsu,
En el terreno personal me ha venido muy bien, 


Hacer una sesión de shiatsu y anatomía.

Verlo todo más global y relacionarlo con la vida.

Físicamente me encuentro mejor, me ha dejado de doler la espalda por las mañanas. Esto sólo por acudir a clase cada semana.